viernes, 21 de diciembre de 2007

La palabra anarquía, no basta...


Popular y aprovechado, por su comportamiento ya empezaba a conocerlo, dicen que fue un simple peón o mejor dicho un peón simple, consiguió un piso y una casa en la montaña, se jubiló y compro otra casa en el pueblo, en su vida no sé si gasto mucho o gasto de los demás como a veces comprobé.
Ahora hablando sin venir a cuento me introduce la anarquía? ... aunque... cada uno es feliz a su manera...pero por favor que no me venga con estos cuentos...

Creencia (de una gilipollas).

Creía que la tierra giraba alrededor de ella, se creía imprescindible y el día que faltó, al día siguiente... la tierra siguió girando, incluso mejor, como si a la tierra le hubieran puesto 6 en 1, - que decepción por su parte...

Coherencia

De pequeño lloraba y le daban teta, más tarde seguía llorando y le daban biberón... se hizo mayor, y con el llanto y la estrategia fue consiguiendo cosas... ahora tiene 57 años y una empresa, muchos piensan de él que es persona coherente y yo lo ratifico... hay algo que no ha cambiado... sigue siendo un gran mamón.

Instinto de gato


En algunas cosas tenia la intuición del gato. En casa el gato ni se movía cuando llegaba por primera vez alguna persona, pero a otras las marcaba en la puerta y no las dejaba pasar. A él también le bastaba con un primer encuentro una primera impresión para abrir puertas y ventanas... (sensibilidad "filantrópica" decía) o todo lo contrario, procuraba no ser radical pero pasado el tiempo (creía que por desgracia) se reafirmaba la percepción que había tenido en el primer encuentro... y al igual que el gato no dejaba que estas personas entraran en su vida.