lunes, 4 de abril de 2011

1984 (27 años después de la era Orwell)

Un hombre y una mujer se dirigen al metro, bajan las escaleras, introducen la T.10, se abre la puerta, entran, bajan más escaleras y llegan al andén, las cámaras les observan mientras los altavoces hablan…

-¡Para su seguridad esta estación esta dotada de cámaras de vídeo-vigilancia!... (continua lo mismo pero en diferentes idiomas)
-¡No se acerquen al "borde" del anden!...
Dedican un rato de su tiempo a mirar y observar a las personas que se encontraban en el andén y por mucho que se lo propusieron no supo descifrar quien era el "borde".

Llega el metro, por la "izquierda" (como detalle progresista)
Los altavoces siguen su cometido...
-Ceder los asientos en el interior del metro es un acto de civismo, hay asientos reservados para personas que merecen una atención especial... -¡Civismo al metro por favor!
Para el metro y el hombre acciona la palanca, la puerta se abre, una vez dentro se vuelve a cerrar y el metro se pone en marcha, es media mañana y a estas horas no hay mucho personal, quedan asientos libres, se sientan. Llega la siguiente estación y entran varios inspectores, estos se despliegan con táctica estudiada, ocupan las salidas mientras dos de ellos que han entrado por los extremos, se dedican a pedir y comprobar los billetes. Una mujer se queja porque ella siempre paga y le parece excesivo tanto control, en todo caso sugiere que lo hagan en las entradas pues a ella le molesta que algunos se cuelen mientras ella tiene que pagar. El hombre y la mujer le comentan a la señora si no le molesta que el transporte sea tan caro y que los mismos que lo suben se desplacen en coche oficial, cobrando lo que cobran y sin gastarse ni un euro. Los inspectores y los de seguridad bajan en la siguiente estación llevándose con ellos a dos chinos y a un sudamericano.

El altavoz informa de la próxima estación y el hombre y la mujer se dirige a la puerta mientras el metro para, la mujer acciona la palanca y a continuación bajan, una vez en el andén se repite el estribillo…
-¡Para su seguridad esta estación esta dotada de cámaras de vídeo-vigilancia!
-¡Mucho cuidado! el carterista espera una distracción para apropiarse de sus cosas ¡vigila lo que es tuyo!
Se van y como son educados se despiden de las cámaras del pasillo (por si alguien les está observando) suben las escaleras, los rellanos y en uno de ellos, ocupando el espacio de dos metros cuadrados un músico que pasó la ITV. sigue tocando…y los altavoces siguen hablando.
-Ceder el paso es civismo, en las escaleras ponte a la derecha... -Civismo al metro...
-¡No fumes en el vestíbulo! -¡no fumes en los andenes! -¡no fumes en el tren! -¡Civismo al metro!...
Siguen las escaleras, los rellanos, los de seguridad, el perro, el bozal del perro… pasan la barrera, y otro “incívico”que se cuela.

...El hombre y la mujer caminan por la calle... las cámaras siguen sus pasos…en un escaparate se refleja un hombre y una mujer… son maniquís… son unos grandes almacenes… es… Barcelona…

http://relatscurts.tmb.cat//relat/lliure/850

TV3 - Alguna pregunta més? - El cara a cara de Jordi Hereu i Montserrat ...

Josep Pamies. La estevia y otras plantas medicinales